Apnea del sueño

Apnea del sueño
5 (100%) 1 vote

Estas disfrutando de un profundo y reparador sueño, cuando de repente un fuerte sonido casi ensordecedor te despierta y sobresaltada te das cuenta que es tu esposo que resopla estruendosamente.

Deciden ir al médico y después de las revisiones pertinentes y de mandarle a hacer un estudio llamado polisomnografía (estudio del sueño), el médico les explica que la afección que no los deja descansar se llama apnea del sueño.

Pues bien, es un trastorno del sueño donde la respiración se interrumpe durante unos segundos incluso treinta veces por hora.

Tabla de contenidos

Síntomas de la apnea del sueño

Esta enfermedad tiene tres tipos:

  • Apnea del sueño obstructiva, que es la más común y se produce cuando los músculos posteriores de la garganta se relajan, lo cual implica un cierre momentáneo de las vías respiratorias que te dificulta tomar aire.
  • Aunque el cierre de las vías respiratorias se produzca durante unos cuantos microsegundos, esto conlleva a la reducción del nivel de oxígeno en la sangre y cuando ocurre te despiertas por un cortísimo período de tiempo para poder respirar, sin que puedas recordarlo al despertar.
  • Al inspirar el aire, emites sonidos fuertes y guturales como ronquidos, carrasperas, sensación de atragantamiento, resoplidos y asfixia.
  • Debido a estos continuos lapsos de cierre y apertura de las vías respiratorias, el paciente no puede alcanzar la fase profunda del sueño que es cuando se recargan las energías. Ese hecho origina la aparición de lo que los expertos denominan hiper insomnio.
  • Puede afectar a cualquier persona incluyendo a los niños que no escapan de la ecuación, especialmente si no son alimentados en sus primeros meses con leche materna.
  • Existen factores que predisponen a su padecimiento como por ejemplo: el peso extra, pues los depósitos de grasa que se ubican alrededor de las vías respiratorias superiores pueden dificultar la respiración.
  • El grosor del cuello, es también un factor determinante en la aparición de este trastorno. Las personas con cuellos anchos poseen canales más estrechos, lo que contribuye al cierre de las vías respiratorias.
  • Unas amígdalas o adenoides agrandadas pueden bloquear el acceso del aire y esto le ocurre específicamente y en su mayoría a los niños que padecen trastorno del sueño.
  • Ser hombre, en este caso, es un elemento a tomar en cuenta, pues ellos son más propensos a sufrir de apnea. Sin embargo, las mujeres no escapan de esta afección especialmente durante la menopausia.
  • Igualmente los fumadores, personas alérgicas, los que consumen alcohol en exceso, sedantes o tranquilizantes o tienen antecedentes familiares son los pacientes más frecuentes de la apnea obstructiva de sueño.
  • Otro tipo de este padecimiento se origina en el sistema nervioso central y sucede cuando los neurotransmisores no emiten las señales adecuadas a los músculos del sistema respiratorio y éstos no se esfuerzan para respirar, produciendo la oclusión de las vías.
  • Entre los factores desencadenantes de esta afección se encuentra la edad, en estos casos puede presentarse en edades comprendidas entre los 50 y 70 años. Igualmente para sufrir de la fragmentación del sueño está la insuficiencia cardíaca congestiva, el uso de opioides y las aquellas personas que ha sufrido isquemias cerebrales.
  • La última de las formas de apnea del sueño, es la mixta pues combina los síntomas tanto de la obstructiva como la central y una persona puede padecer ambas condiciones.

Consecuencias de la Apnea del sueño

  • Aunque pareciera una dolencia que muchos toman a la ligera tiene repercusiones serias en nuestra salud, que de no abordarse de forma integral, podría ocasionar la muerte.
  • Al presentarse estas paradas abruptas de la respiración mientras dormimos, se reduce la cantidad de oxígeno en la sangre dañando la función de algunos órganos, asimismo debilita el sistema inmunológico y acelera el crecimiento de tumores cancerígenos, entre otras consecuencias.
  • Al sufrir esta patología se puede experimentar una disminución de la sensibilidad a la insulina denominada resistencia a la insulina que deriva en diabetes tipo 2.
  • En cuanto al sistema inmunológico, la falta de sueño, puede producir un incremento de los glóbulos blancos activando el sistema inmunológico como si hubiese estrés físico.
  • Además no dormir lo suficiente provoca el descenso de la hormona de melatonina encargada de disminuir la producción de estrógenos y evitar el desarrollo de tumor.
  • De prolongarse en el tiempo, el sistema inmune se debilita y quedamos a merced de virus, retrovirus y bacterias.
  • Este trastorno también produce la fragmentación del sueño que es un concepto diferente a dormir poco el estado de no poder dormir. No descansar las 8 horas seguidas incide en el cambio del estado de ánimo, se presenta irritación, mal humor y otros trastornos conductuales como hiperactividad, falta de atención, agresividad e incluso cuadros depresivos.
  • La cefalea matinal, la resequedad bucal, la sensación de cansancio, son consecuencias directas del sueño interrumpido, así como la alteración del rendimiento tanto escolar como laboral.
  • En el caso del niño y del adolescente, la falta de sueño provoca el bajo rendimiento pues por su ciclo de crecimiento debe dormir entre 8 a 10 horas de lo contrario se encuentra somnoliento, con deficiencia de atención, dificulta en la percepción e incluso disminución de su capacidad física para actividades deportivas.
  • En cuanto al rendimiento laboral, la interrupción del sueño muestra marcadas deficiencia en lo que se refiere a la concentración en tareas monótonas pero que requieren estar alertas cómo manejar vehículo o maquinaria pesada
  • El peligro en estos casos se evidencia en la capacidad de reaccionar de manera oportuna ante un imprevisto, además de la alta probabilidad de quedarse dormido al operar maquinarias que pongan en riesgo su vida y la de otras personas.
  • Cuando la apnea es severa se produce además el riesgo de sufrir enfermedades como la hipertensión arterial, cardiopatías isquémicas (angina de pecho), infartos y accidentes cerebro vasculares.
  • Por si fuera poco, la apnea de sueño puede derivar en una enfermedad extremadamente dolorosa como la conocida gota un tipo de artritis que frecuentemente se posiciona en los dedos del pie.

Soluciones de la apnea de sueño

  • Dependiendo de los síntomas así serán las pruebas diagnósticas, entre las que se encuentran la polisomnografía nocturna que consiste en la colocación de electrodos para registrar la actividad del corazón, pulmones, cerebro y piernas durante el sueño.
  • Otras de las pruebas es la de monitorear tu pulso, nivel de oxígeno en sangre y el flujo del aire, puede realizarse en el hogar. De ser apnea obstructiva te remiten a un otorrino que descarte si tienes sinusitis, tabique desviado o alergia.
  • Ahora bien de tratarse de un apnea central te remiten a un cardiólogo o neurólogo que ahonde en las causas del problema.
  • Además es importante bajar de peso, dejar de fumar, disminuir el consumo de bebida alcohólicas. De no mejorar la apnea con estos procedimientos, se puede recomendar el uso de una máquina que ejerce presión positiva de aire a través de una máscara.
  • La cirugía se convierte en una alternativa cuando todo lo demás ha fallado. Su objetivo es aumentar de tamaño las vías respiratorias. También puede optarse por la reposición de la mandíbula colocándola hacia adelante con el fin de reducir cualquier obstrucción y en casos extremos se recomienda una traqueotomía para crear una nueva vía respiratoria.
  • Si tu apnea es central o mixta, se recomiendan terapias cardíacas o neuromusculares.

En todo caso, ante cualquier ronquido o síntoma descrito consulta tu médico a la brevedad.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *